• Según estudios, el 60% de los estudiantes ha sufrido de bullying en su centro educativo.

El término bullying nace de la palabra en inglés “bully” que significa matón o agresor. Es el fenómeno que se da cuando intencionalmente, se trata de causar daño, herir o intimidar a otra persona.

En los casos de bullying entre estudiantes de colegio, interactúan siempre estos componentes:

  1. el agresor, quien quiere dominar y hacer daño.
  2. el centro educativo con condiciones que permiten que un alumno o grupo actúen agresivamente mientras que el resto de compañeros observa con complicidad o pasividad.
  3. la víctima, quien carece de los recursos para evitar ser dominado.
  4. la sociedad como última instancia, pero no menos responsable, ya que muestra patrones de violencia social y familiar que los y las jóvenes llegan a replicar a los centros educativos.

Según el MEP, el bullying es una forma de violencia entre pares en el ambiente educativo o en el vínculo producto de la interacción como estudiantes,  siendo una forma de discriminación de unos hacia otro u otros por sus características o su forma de vida, por orientación sexual, identidad de género, nacionalidad, situación migratoria, etnia, sexo, condición socioeconómica, condición de salud, discapacidad, creencias religiosas, opiniones, prácticas basadas en estigmas sociales, embarazo, entre otras.

Desde la Fundación Acción Joven (FAJ) creemos que la prevención debe ser una de las principales estrategias para combatir el bullying estudiantil. A través de nuestro programa de Prevención de la Exclusión Estudiantil, trabajamos con estudiantes y docentes, promoviendo espacios de respeto que fortalezcan la cohesión grupal y eviten la exclusión estudiantil.

Sin embargo, si ya estamos ante una situación de bullying, recomendamos seguir los siguientes pasos:

  1. Conversar con su hijo/ hija o persona joven que esté atravesando por esa situación, expresarle su apoyo y explicarle que van a tomar las medidas para que la situación se detenga. Hágale sentir seguridad y que está acompañado/a.
  2. Conversar sobre las medidas de seguridad necesarias, hacer un plan de emergencia que tome en cuenta a donde acudir a pedir ayuda en el momento de la violencia.
  3. Conversar con el orientador del colegio y profesor guía de la sección de su hijo/a para que conozcan la situación y puedan tomar acción con los estudiantes que están produciendo el bullying.
  4. Si existe, solicitar cita con el psicólogo/a del colegio para que valore el estado psico-emocional de su hijo/a y en caso necesario, ser remitido al Ebais de su comunidad.
  5. Enviar una carta formal al director o directora del colegio solicitando la necesidad de charlas y otras iniciativas que combatan el bullying entre el estudiantado.
  6. Mida la gravedad de la situación. Sí está en riesgo la integridad física, emocional o psicológica haga el reporte al 911, siga las indicaciones y de ser necesario haga las denuncias respectivas.

Es importante durante todo este proceso, explicar al estudiante, que ninguna manifestación de violencia es aceptable y que no se debe ejercer hacía ninguna persona, ni permitir que nos la infrinjan.

Además, es importante recordar que la sociedad y las personas adultas son los primeros modelos de conducta, por lo que es muy necesario evitar las burlas, discriminación o cualquier forma de violencia en todos ámbitos de la vida.

Le invitamos a tomar las medidas preventivas y a involucrarse en el quehacer del centro educativo. Acompañe o solicite charlas para padres y madres de familia y docentes, para conocer más del tema y cómo prevenirlo.

Recomendamos también leer el Protocolo de Actuación en Situaciones de Bullying del MEP.

Karen Barrantes Jiménez
Coordinadora de Proyectos de Fundación Acción Joven, Sede Limón

Para más información puede escribir a: info@accionjoven.org

1 Comment