WhatsApp Image 2019ccc.jpg

Sentarse a conversar con Jorge Andrés confunde. La plática inicia con un muchacho de 19 años y mediante se desarrollan los temas pareciera que el joven desaparece, convirtiéndose poco a poco en un hombre maduro entre 30 y 40 años. No es normal cómo se expresa y tampoco la madurez con la que cuenta su historia.

Jorge es josefino de nacimiento pero a muy temprana edad tuvo que afrontar varias mudanzas para que su padres pudieran encontrar mejores oportunidades laborales. Sin embargo, con tan solo 6 años, ya le encantaba estar en la plaza jugando bola.

Su pasión por el fútbol lo encaminó hacia un colegio deportivo, en el que cursó toda primaria y parte de secundaria. En noveno año tuvo una conversación con su tíos donde le expresaron la importancia de exigirse más en el estudio y el valor de los colegios técnicos. Con cierta incertidumbre realizó el examen de admisión al CTP de Los Ángeles (Grecia) y pasó la prueba. 

“Al principio era demasiado cansado, no era la misma exigencia que el colegio deportivo. Antes me levantaba una hora antes y ahora necesitaba estar listo 2 horas y media previas al toque, por la distancia. Pero bueno ya estábamos ahí y necesitábamos comprometernos”. – comenta Jorge. 

Todo parecía acomodado en la nueva institución, ya hasta había elegido la especialidad en contabilidad y finanzas, pero llegó la noticia que lo cambiaría todo. Deben volver a San José para reestructurar las metas familiares. Jorge deseaba mantenerse en un colegio técnico pero el más cercano a su nuevo hogar, en Tirrases.

La ¨fama¨ que tenía el CTP de Tirrases atemorizó a Jorge al inicio. Al pasar los meses se enteró que eran sólo mitos lo que escuchaba, dentro del centro educativo encontró amigos enfocados y una fundación que le cambiaría su perspectiva a futuro.

Coordinadores de la Fundación Acción Joven les hablaron acerca de unas becas para cursar “Banca y Finanzas” en la Universidad Latina, los cupos se llenaron, pero una muchacha desistió y Jorge reaccionó levantando la mano, un movimiento que cambiaría su destino. 

Participar en este curso técnico implicaba sacrificar sus sábados y una mayor carga académica, sin embargo, esta experiencia le enseñó a valorar las oportunidades y a empoderarse de los retos que la vida le presentaría. 

WhatsApp Image 2019-01-22 at 1.40.40 PM.jpeg

La finalización del curso le permitió soñar en grande cuando la Fundación Acción Joven nuevamente funcionó como puente de oportunidades, y les ofreció información sobre unas pasantías laborales en la empresa Bridgestone. Le explicaron que llevaba un largo proceso de entrevistas y era en Heredia, pero a este punto nada lo detuvo para decir ¡Voy con todo!

Al iniciar el proceso observó que no era solo FAJ quién estaba detrás de esta oportunidad, también era Aldeas Infantiles SOS, fundación a la que Jorge también aprecia, por su compromiso y por las capacitaciones que le brindaron. 

Bridgestone aprobó a Jorge Andrés para realizar una pasantía de 4 meses. En el proceso destacó por su iniciativa y disposición de aprender. Cuando ya estaba concluyendo la práctica se abrió una plaza fija, y Jorge sin pensarlo aplicó al puesto de sus sueños.

WhatsApp Image 2019-01-22 at 1.40.39 PM (1).jpeg

Hoy Jorge Andrés tiene un puesto fijo en Bridgestone y presenta un gran potencial para seguir ascender dentro de la empresa.

“Uno se pone a ver para atrás y de verdad vale la pena todo el esfuerzo. No ir a los partidos, no salir con mis amigos o cambiarme de colegio. Tres años atrás a veces creía que no servía de nada lo que estaba haciendo y vean lo que pasó!” - concluyó Jorge.

Para más información pueden escribir a: info@accionjoven.org

Jorge es un joven muy capaz, que a pesar de las dificultades en su vida, supo aprovechar las oportunidades que se le presentaron y hoy tiene un puesto fijo en una empresa de renombre.

Comment