Aunque el tiempo que se otorga en Costa Rica a los hombres que recién vieron nacer a un hijo/a, puede ir de los tres a los ocho días, según la empresa o institución donde se labore; los colaboradores de la Fundación Acción Joven (FAJ) podrán disfrutar de hasta un mes.

Así lo dispuso una medida aprobada recientemente por la Dirección Ejecutiva de la Fundación, la cual adjudica un mes completo a los colaboradores que hayan decidido hacer familia. Esta licencia se trata de la búsqueda de una coherencia entre lo que se promueve a través de los programas FAJ, los cuales incluyen la promoción de equidad de género - y lo que se practica.

“Desde FAJ, reconocemos que hay muchos hombres que quieren ejercer su paternidad de forma activa, pero actualmente el código laboral ni siquiera reconoce una protección para la licencia de paternidad, lo cual dificulta que los padres estén presentes con el o la bebé y su pareja en los primeros momentos tan importantes en la vida de la familia. Tomamos la decisión de dar una licencia de un mes para crear este espacio y para romper con los roles estereotipados que nos dicen que le toca a la mamá el tema del cuido y al papá generar los ingresos. Los tiempos han cambiado y es hora que las políticas laborales reflejen y apoyen cambios en las familias y la sociedad hacía un mayor nivel de equidad entre mujeres y hombres y co-responsabilidad en el cuido y la crianza”, afirmó Anna Zimbrick, Directora Ejecutiva de FAJ.

“Por medio de nuestro trabajo, sabemos que los chicos se ven afectados por sentir que tienen que desarrollarse según una definición muy rígida de la masculinidad. Es decir, se sienten que no pueden expresar todos sus sentimientos; también se limitan a involucrarse en actividades consideradas tradicionalmente “de hombres”, aunque podrían tener interés en otras áreas. En este sentido, dar una licencia de paternidad apoya que cada hombre y cada familia puedan tomar sus propias decisiones—por ejemplo, que el papá se involucre más en la crianza,” agregó Zimbrick.

El hecho de que los papás puedan ser parte de ese proceso tan importante en la vida familiar, sea con el nacimiento o adopción de un hijo o hija, bien puede generar una relación mucho más positiva y proactiva, en el lugar de trabajo.

El cambio aplicado por esta ONG, procura generar un replanteamiento de las políticas laborales en el país, que pueda facilitar una participación más activa de los varones en la crianza de los hijos.

A criterio de la Máster María José Gabriel, experta en Administración de Recursos Humanos, una acción de este tipo definitivamente incidirá en el comportamiento de los colaboradores de una empresa o institución.

“Cada vez es más frecuente ver a los papás involucrados en la vida familiar, y en el cuido de sus hijos pequeños. Para alguien que valora poder estar junto a sus niños, mientras crecen, el que se les otorgue todo un mes de licencia post parto, va a generar una actitud agradecida hacia el trabajo y con ello podríamos decir que hasta una motivación para un mejor desempeño en sus labores”, explicó la especialista.

En la voz de uno de los colaboradores de la Fundación, la medida cambia radicalmente el panorama de quienes escogen ser papás.

“Considero que dicha licencia constituye un espacio para que los hombres construyamos nuevos modelos de paternidad que superen el rol proveedor asignado por la sociedad, y nos permitamos experimentar sentimientos y formas de relación que tradicionalmente han sido asignados al género femenino”, sostuvo Juan Carlos Marín, Director de Metodología y Proyectos de FAJ.

“Recuerdo con particular cariño el tiempo que pasé junto a mi pareja durante el primer mes de vida de nuestra hija. Recuerdo nuestros esfuerzos por enfrentar el reto de cuidar un bebé, cómo no sabíamos nada y cómo todo nos daba miedo. Recuerdo, sobre todo, el tiempo que estuvimos juntos, ella y yo aprendiendo, intentando comprendernos, intentando descifrar como sería la vida de ahora en adelante. Recuerdo nuestra casa tibia llena de amor y dedicación. Como hombre y como padre sé que hay muchas cosas que de pronto pude hacer mejor, pero puedo decir sin ninguna duda que me siento orgulloso del esfuerzo de ambos y de la base de amor que este tiempo sembró en mi hogar”, concluyó Marín.

En países como Noruega y Finlandia, cuyas políticas son las que mejor motivan a la fuerza laboral, los tiempos de licencia por paternidad otorgan 14 y cuatro semanas respectivamente, a los recientes papás. Después de aplicadas tales medidas, las jornadas laborales de medio tiempo, han disminuido entre las mujeres y aumentado entre los hombres, reflejando mayores posibilidades de que cada familia tome decisiones propias sobre la división del trabajo y cuido de sus hijos e hijas.

Para más información puede escribir a: info@accionjoven.org

Comment