Al iniciar un nuevo año, tendemos a aventurarnos en redactar propósitos que reflejen, aunque sea un poco, lo que aprendimos del año anterior; buscando impresiones mejoradas y detallando metas para que este sea un año exitoso.

Como en un nuevo amanecer, todo parece ser más fresco, más brillante, y deseamos que este año sea más generoso y poder sacarle el mayor de los provechos.

Comenzando el periodo lectivo las hojas de los cuadernos, aún sin rayar, nos invitan a escribir nuevas historias, donde el conocimiento se vuelve herramienta de poder y las oportunidades emergentes el camino transformador. 

Desde Fundación Acción Joven, nuestra lucha por la construcción de una sociedad más justa e inclusiva continúa, y ha evolucionado para trabajar tanto, la exclusión estudiantil en colegios públicos, como otras líneas de acción: prevención de la violencia y apoyo a la inserción laboral, a través de nuestro Programa de Empleabilidad Juvenil.

Al igual que cada año, en este 2017 nos acompañan nuevos rostros de jóvenes excepcionales, que a pesar de los numerosos desafíos, han creado legados inspiradores para aquellos que vienen detrás; jóvenes que reflejan el extracto del poema que dice “…soy el amo de mi destino: el capitán de mi alma”, de Mandela; jóvenes que decidieron mirar desde un lente distinto su vida, creyendo en su potencial ilimitado al darle las herramientas indicadas.

Es por esto que, las resoluciones de este año van direccionadas a insipirar... inspirar a seguir construyendo puentes hacia la inclusión, a abrir puertas que materialicen sueños y a tejer una red que posibilite nuevos horizontes de oportunidades para la juventud, desde una convicción más solidaria y humana.

Kristy Crawford Castro
Coordinadora de Proyecto de Fundación Acción Joven

Comment